LECHE CONDENSADA

La leche condensada es un tipo de leche de color amarillento de sabor muy dulce y con una consistencia más densa que la leche normal, semilíquida pero no viscosa. Por definición se trata de leche de vaca concentrada -parcialmente deshidratada- y azucarada. El mercado de la industria alimentaria ofrece distintas versiones de leche condensada además de la tradicional, como por ejemplo la leche condensada desnatada, en la que se sustituye la leche entera por desnatada, por lo que varía ligeramente la composición nutricional de ambas.

El contenido mínimo de grasa es de 9 gramos en el caso de la leche condensada entera y 0,4 gramos en la desnatada por cucharada. Aunque la leche desnatada condensada aporta menos grasa -”tan solo 0,4% de grasa” según luce la etiqueta-, la diferencia respecto a las calorías no es tan grande como cabría esperar; tan sólo 10 calorías menos por cada cucharada de 10 gramos.

Esto es debido a que las calorías en este alimento no vienen de las grasas sino de la gran cantidad de azúcares añadidos, similar en ambas. Además, si se comprueba el etiquetado nutricional se puede observar que la cantidad de azúcares es superior en la versión desnatada ya que se le añade más cantidad, para igualar en sabor y características a su versión entera.

La leche condensada ofrece mucho juego en la cocina. Se puede emplear para untar en galletas o en pan, como ingrediente dulce de crepes o panqueques -postre argentino-, para endulzar y dar consistencia a batidos, para rellenar o cubrir tartas, así como para acompañar helados, fruta, yogur, queso fresco o café… La elección de una u otra, será más cuestión de gustos y preferencias que de calidad nutritiva.

Consumo moderado

La leche condensada, bien sea entera o desnatada, es un alimento concentrado en azúcares, y muy calórico, por lo que conviene moderar su consumo. Para aquellas personas que por motivos de salud deban limitar los azúcares de la dieta, como en caso de diabetes, hipertrigliceridemia, sobrepeso y obesidad, el consejo es hacer un consumo esporádico de este alimento.

Por otra parte, las personas que realizan mucha actividad física, quienes llevan a cabo trabajos que requieren esfuerzo físico intenso y los niños en edad de crecimiento pueden permitirse comer más de este alimento, pero siempre desde la prudencia y la moderación.



3 Respuestas a “LECHE CONDENSADA”


Añade un Comentario