LAS FRESAS PARA UNA BUENA SALUD

La fresa es una de las frutas que agrada a la mayoría de las personas. Su sabor dulce y su color rojo la distinguen por encima de cualquier otro alimento. Aporta varios sustentos y vitamina C.

También contiene fitonutrientes y antioxidantes que ayudan a combatir los tan temidos radicales libres, productores en muchos casos de diversos tipos de cáncer. “Se trata de una fruta muy versátil. La gente no conoce bien sus propiedades y aunque el precio es algo más caro que otra fruta, se recomienda su ingesta si se puede de manera continua ya que se notarán los beneficios en el organismo.

Se puede comer después de las comidas o como parte de una ensalada acompañada con otras verduras. Es ideal para los niños mayores del año ya que antes no se recomienda porque puede presentar alergias”, aconseja la nutricionista española Vera Sánchez Gómez.

Hay más de 600 variedades de esta fruta, se distinguen en sabor, textura, aroma y color. Aquellas fresas que presentan un color rojo intenso son las más dulces y elegidas por el consumidor.

“Es una de las frutas más sabrosas y que brinda más ventajas al cuerpo humano”, asegura Francisco Rocamora, nutricionista argentino. “Otorga protección a la estructura celular y previene del daño oxigénico. Sus propiedades actúan salvaguardando al corazón de posibles riesgos y también tiene un efecto antiinflamatorio que va muy bien para las personas con problemas musculares o dolores óseos”, termina diciendo.

Otro de los beneficios a tener en cuenta es que la fresa contiene una fibra soluble que facilita la menor absorción de carbohidratos y ayuda a mantener los niveles de azúcar en la sangre de manera equilibrada.

De este modo, muchas mujeres que la consumen con asiduidad, aseguran que su ingesta les brinda tranquilidad, reducción del estrés y menos dolor durante sus ciclos menstruales o durante la menopausia. Así se devela en una encuesta realizada por la Comisión de las Fresas de California.

Su rico sabor, acompañado de los beneficios mencionados son una buena elección, que ya no solamente debe destinarse al postre.

Consejos para su mejor consumo y conservación:

- Se debe consumir ni bien se compra ya que pierde sus propiedades con el transcurso de los días y es una fruta muy delicada para conservar en la nevera por tiempo prolongado.

- No debe ser ingerida por niños menores del año ya que es altamente probable que se produzca algún tipo de intolerancia.

- Para su conservación, se debe quitar del envase en el que venga, colocar en un bol, lavarlas, cubrirlas con un plástico y guardarlas en la nevera.

- Varias personas las congelan, pero no es recomendable ya que sus principios se pierden con facilidad.

- Se puede variar su manera de consumir. Ideales para un desayuno a base de yogurt, cereales y fresas o para un almuerzo como parte de una ensalada con otras frutas o verduras

- Sólo consumiendo 100 gramos de esta fruta al día, se está cubriendo la cantidad necesaria de vitamina C.



11 Respuestas a “LAS FRESAS PARA UNA BUENA SALUD”


Añade un Comentario