GASEOSAS, SODAS O REFRESCOS

La pesadilla de los médicos y dietólogos (por no nombrar a los odontólogos) es cada vez más consumida en todos los hogares. Nos referimos, por supuesto, a las sodas y gaseosas y sus efectos sobre las dietas y la salud en general.

A todos nos ha pasado: ir al médico o a ver a un nutricionista, y que una de las cosas que más ataque de la forma en que nos alimentamos habitualmente sea el consumo de bebidas gaseosas, como las bebidas cola o refrescos en general.

Y también lo mismo nos suele pasar cuando visitamos a un dentista. Pareciese que todos los especialistas de la salud odian a las bebidas gaseosas y hacen grandes esfuerzos para ponernos en contra de ellas.

En realidad, para poner el párrafo anterior en un contexto un poco más real, decir que cuando consumimos bebidas gaseosas nos estamos alimentando es una gran falacia, debido a las características que hacen que estas bebidas tengan una utilidad prácticamente nula para el organismo, y sean, en realidad, bastante perjudiciales.

Por lo tanto, no debemos creer que estos ataques de parte de médicos de todas las especializaciones son simplemente una manía sin demasiado asidero en los resultados. La verdad es que cuando un médico nos dice que le estamos haciendo daño a nuestro cuerpo, suele tener razón. Y este caso en particular no es la excepción.

También es cierto que parece que la sociedad los está empezando a derrotar, y ahora algunos médicos, resignados, aceptan que, si es inevitable que consumamos bebidas gaseosas, al menos consumamos aquellas de las variedades dietéticas, por tener estas un menor porcentaje de azúcar (edulcorante, en realidad) con lo cual se reduce en gran parte uno de los más perjudiciales lados de estas bebidas.

No es una solución ideal, pero ciertamente parece ser lo más extremo que muchos consumidores parecen estar dispuestos a aceptar. Porque las bebidas gaseosas parecen generar adicción.

Alto nivel de consumo

Las estadísticas a nivel mundial son alarmantes. Tomando el caso de los Estados Unidos (que es, sin lugar a dudas, el sitio de creación de estas bebidas y el mayor consumidor a nivel mundial de cualquier producto lleno de azúcar y burbujas) podemos ver que se calcula que aproximadamente una cuarta parte de las bebidas consumidas habitualmente por su población son bebidas gaseosas, especialmente bebidas cola.

No sólo eso, sino que las comparaciones realizadas con encuestas y estudios anteriores demuestran que los valores están en alza. Los norteamericanos cada vez consumen más bebidas de este tipo. Estamos hablando de una venta anual que ronda los 60 mil millones de litros.

Pero más allá de que los valores son mayores en este caso, siendo algo así como el caso extremo que podemos presentar, no por eso se debe pensar que la realidad es mucho mejor en el resto del mundo.

Lo cierto es que, si bien el consumo es menor, las cifras que se manejan (los porcentajes, se entiende) no son muy diferentes. A nivel mundial el consumo de bebidas gaseosas se incrementa constantemente y la venta por habitante es cada vez mayor.

Jóvenes consumidores

Probablemente lo más preocupante de esto no sean los valores y las cifras de consumo de las que se habla, sino otra estadística, la que nos marca cuales son las edades en que más se consume bebidas gaseosas.

Y estas estadísticas nos dicen que los mayores consumidores a nivel mundial de bebidas gaseosas son los niños y los jóvenes, y que lo son cada vez en una mayor proporción con respecto a los adultos.

Por supuesto, esto no puede sorprender a nadie, ya que con solo observar un poco podemos darnos cuenta de una serie de hechos que muestran que es lógico que sea así.

Para empezar, los chicos, cuanto más chicos (y más allá de algunas excepciones) más favorecen los sabores dulces y los productos altos en contenido de azucares. A medida que pasa el tiempo, esta tendencia se pierde y otros sabores aparecen como preferidos. Y las bebidas gaseosas son un monumento a la dulzura, con sabores que justamente agradan al paladar de los consumidores más jóvenes de los hogares.

Por otro lado, también es obvio que la publicidad de este tipo de bebidas no está dirigida a los adultos y mucho menos a aquellas personas de edad avanzada.

Esto es tan obvio que muchas veces hemos escuchado a personas mayores quejarse de que les molesta el estilo que se utiliza, la forma en que la cámara se mueve o que, simplemente, no las entienden. Esto es por la utilización de códigos que comparten los jóvenes y no así la gente mayor.

Por lo tanto, parece un tanto ingenuo pensar que sea casualidad que los mayores consumidores de bebidas gaseosas sean personas por debajo de los veinte años y aún menos.

Pero nadie parece pensar cuáles son los efectos de estas bebidas en estos jóvenes, que son seres humanos en edad de crecimiento.

Salud

Para decirlo claramente: los efectos sobre la salud no son buenos. Como diría, con mucho saber popular, cualquier mecánico: un liquido que puede ser usado para aflojar tuercas no puede ser bueno para el organismo.

Pero más allá de esto, lo que se ha demostrado ya, muy fehacientemente, es la relación entre el consumo indiscriminado y exagerado de bebidas gaseosas y la obesidad, especialmente la obesidad infantil. Esto es algo que ya no se puede discutir más, que está probado científicamente y a lo que deberíamos empezar a prestarle un poco más de atención.

Obesidad infantil y gaseosas

No se ha explicado totalmente cuál es la relación entre la obesidad infantil y la ingesta de gaseosas, pero ya no quedan dudas de que la relación existe y es un factor muy importante a tener en cuenta.

Hace años que se supone que el consumo de las gaseosas, que son muy ricas en azúcares y calorías, pero prácticamente no tienen ningún valor nutricional, tiene relación con la obesidad infantil.

Pero algunos estudios recientes realizados por grupos de Harvard han encontrado, a través de la observación de casos y grupos de estudio, gran cantidad de evidencias que confirman estas teorías. Es evidencia sólida y científica que lo demuestra.

El estudio del que estamos hablando se realizó con un grupo de niños de doce años y lo que demostró es que aquellos que consumían bebidas gaseosas en forma regular y constante tenían muchas más posibilidades de sufrir de obesidad infantil.

No sólo eso, sino que también probó que por cada porción adicional diaria que estos niños consumían aumentaba el riesgo de sufrir de este problema en una proporción del 60 por ciento. Por supuesto, en todos los casos se trataba de bebidas gaseosas con contenido de azúcar, no edulcorante.

Este estudio consistió en un trabajo de seguimiento de meses y meses (19, para ser exactos), lo cual le da mucha más credibilidad y hace que sus resultados puedan ser aceptados con mucha más confianza, que si se hubiese tratado de simplemente una prueba de un día y una encuesta para recolectar datos.

Daños a los dientes

Pero el riesgo de obesidad infantil no es el único al que se enfrentan aquellos que consumen grandes (y no tan grandes) cantidades de bebidas gaseosas durante su juventud o incluso durante la adultez.

El otro gran riesgo es la formación de caries y el deterioro de la salud dental en general. Este riesgo está aceptado inclusive por las mismas empresas que producen bebidas gaseosas, las cuales dicen que la formación de caries es el único problema que está probado que sus productos pueden generar.

Salud ósea

Pero hay aún más problemas físicos que pueden relacionarse con el consumo de bebidas gaseosas.

El efecto que se producirá en nuestros huesos, por causa de los agentes que introducimos en nuestro organismo a través de la ingesta de bebidas gaseosas, es un debilitamiento sustancial y una pérdida importante de la masa ósea.

¿A qué se debe esto? Principalmente a que el ingrediente activo en la mayor parte de las bebidas gaseosas es un ácido conocido como fosfórico, el cual actúa sobre el calcio de los huesos. Además, el pH de estas bebidas ronda los 2,8, un pH muy ácido.

Lo ideal, en general, es que nuestra dieta no sea muy ácida, sino que tienda a una cierta alcalinización (siendo esto lo opuesto de lo ácido). Por eso, la ingestión de una bebida gaseosa es un paso en la dirección exactamente opuesta y, como tal, un ataque a nuestra propia salud.

Por otro lado, antes decíamos que el ácido fosfórico actúa sobre nuestros huesos. Con esto queremos decir, en realidad, que el ácido fosfórico funciona como disolvente adecuado para obtener el calcio de los huesos, debilitándolos y decalcificándolos.

Por otro lado, es también un factor de colaboración importante para el aumento en el riesgo y en los problemas que trae la osteoporosis, una enfermedad que se caracteriza por la disminución del espesor y del número de las trabéculas óseas, lo cual se aprecia por medio de radiografías como una mayor transparencia de los huesos, y que en última instancia consiste en una severa disminución de la densidad mineral del hueso.

Los estudios que se han realizado, especialmente en animales, demuestran que la superabundancia de ácido fosfórico puede vaciar completamente de calcio a los huesos.

Y otros estudios realizados con grupos de jóvenes demuestra también que aquellos que consumen mayor cantidad de bebidas gaseosas tienen más posibilidades de sufrir fracturas y otras situaciones similares que aquellos que consumen menos. Lo cual se debe, sin lugar a ninguna duda, a la falta de calcio y la debilidad ósea que se genera por causas de estos agentes que ya hemos estado nombrando.

Por supuesto, las compañías de gaseosas niegan totalmente esto, más allá de las pruebas existentes. Y se basan en que los estudios se han realizado sobre ratas, las cuales, por supuesto, son distintas a los seres humanos y los efectos que los productos tienen sobre ellas también son distintos. Esto es cierto, pero solo hay que ver las características propias del fósforo para comprender que es muy probable que no estén tan lejos de la verdad los que afirman que el riesgo de lesión ósea por causa de las bebidas gaseosas es cierto y debe ser tenido en cuenta, especialmente en los años de la niñez, durante los cuales se forma la estructura ósea.

Más allá de esto, las pruebas realizadas en las ratas son categóricas y no pueden ser discutidas de ninguna forma.

El fósforo

El fósforo puede encontrarse en forma natural en algunos alimentos (como el pescado, por ejemplo) pero es más común que cuando aparece en algo que consumimos sea porque ha sido utilizado como aditivo en un alimento elaborado, no natural.

Más allá de que aún hay discusiones al respecto entre aquellos que se dedican a estudiarlo, lo cierto es que se supone que ayuda a la pérdida de calcio de los huesos, por ser el “solvente” más adecuado para el mismo. Actúa de la forma que comentamos anteriormente.

Por supuesto, la pérdida de calcio en los huesos genera que estos se debiliten, volviéndose mucho más quebradizos. Cuanto menos calcio tienen los huesos disponible, más porosos se vuelven, lo cual redunda, por supuesto, en que también sean mucho más quebradizos.

En la actualidad se piensa que aun una o dos latas de gaseosa por día durante la conformación de la estructura ósea puede tener efectos muy indeseados cuando el sujeto llega a la adultez. El daño que se hace, además, durante este periodo no puede luego subsanarse.

Por supuesto, esto no quiere decir que los adultos estén a salvo. Para ellos también puede ser dañino el consumo de bebidas gaseosas en forma indiscriminada. Simplemente no son el grupo que se encuentra en mayor peligro de sufrir daños por causa de ellas.

Cuando los años pasan

Con esta información que tenemos, entonces, solo nos queda cuestionarnos qué efectos puede tener nuestra forma de alimentarnos y, en especial, la forma en que alimentamos a nuestros hijos, en nuestro futuro.

Parece ser que para aquellos que pasan todo el día tomando bebidas gaseosas un futuro de obesidad, huesos rotos y osteoporosis es prácticamente inevitable. Deberíamos analizar esto y actuar en consecuencia, especialmente protegiendo a nuestros hijos, ya que probablemente no lo harán por sí mismos.

Este riesgo está aceptado inclusive por las mismas empresas que producen bebidas gaseosas

Los estudios que se han realizado demuestran que la superabundancia de ácido fosfórico puede vaciar completamente de calcio a los huesos

Al 60% de los chicos le gustaría que fueran las mujeres quienes tomaran la iniciativa (encuesta de AXE).
Respecto al método de conquista, el 43% cree que la conversación es el más efectivo, aunque el chat (10%) y el SMS (8%) comienzan a hacerse valer entre los jóvenes.

Otros Artículos

  • ALOE VERA O SÁBILA, APROVECHA SUS PROPIEDADES!
  • ¿QUÉ ES EL SOBREPESO Y LA OBESIDAD?
  • CIENCIA ALIMENTICIA
  • ENZIMAS
  • GUIAPEQUES.com, AL CUIDADO DE LOS BEBES


11 Respuestas a “GASEOSAS, SODAS O REFRESCOS”


  • Hola a todos Felicidades por difundir estas realidades que muchos se niegan a aceptar o simplemente falta información. Yo al escuchar sobre este tema encontre un articulo en un periodico que resumi y reproduje en mi blog. Es bastante amplio para escribirlo aca pero nos muestra paso a paso lo que sucede con nuestro cuerpo al beber una gaseosa, se sorprenderan.

  • Es cierto que hay que cuidar el organismo. Creo que una ingesta moderada de bebidas gaseosas, al igual que en el tema de otras bebidas como el café o el té, es lo apropiado para estar con la conciencia y el organismo tranquilo. ¿Cuánto es “moderado”? Eso es relativo, pero supongo que evitar el consumo diario y espaciarlo a ocasiones más especiales, como reuniones sociales o salidas a comer fuera, por ejemplo.

    Sin embargo, nadie puede garantizar que alguien que no ingiera bebidas gaseosas, va a vivir más que alguien que si las ingiere.

  • pues solo puedo decir que las gaseosas son tan malas como el consumo de drogas entonces que estamos haciendo dandole una muerte lenta a nuestros hijos. Y con prohibirle una cosa y darle la otra se trata de negligencia hay que onitir por completo cada una de las dos cosas que nada nos conlleva a un estado de salud plen@

  • El k invento las gaseosas, creo k nunca penso k iba a tener semejante repercusion y mucho menos en k iba a hacer tanta plata con ello. Lo k si toy seguro, despues d lo leido, es k debemos abandonar el habito de tomar gaseosa x los problemas ya mencionados arriba. Obvio, siempre tomaremos alguna gaseosa x ahi, pero taria bueno evitarla a la hora de la comida x jugo o agua… X algo se empieza creo.

  • MUY MORTAL DE MANERA LENTA SE ESTÁN ENVENENANDO SU ORGANIZMO

  • YO creo q la persona q creo la gaseosa no penso en el daño q aria o todo este mundo x tan solo una persona ignorante las consecuensias las pagamos todos , pero eso de tomarlo ya tambien depende de uno mismo si no se quiere seguira dañando su salud tomando la gaseosa pero si se quiere no lo ara..no se sigan lastimando piensenlo bien no se maten ustedes mismos q luego se arrepentiran….

  • es una tonteria esta pagina no valeeeeeeee

    buuuuuuuuuu

  • EN ESTA GAFERA NO HAY NADA SON GUEBADAS

  • yo creo q el q creo la gaseosa fue la persona mas tonta del universo

  • andoney sanchez ramos

    HASTA EL DIA DE HOY LEI UN ARTICULO DIFEERENTE SOBRE EL EFECTO DE LOS REFRESCOS GASEOSOS, SIN DEJAR DE TOMAR EN CUENTA EL AZUCAR . PERO CONSIDERANDO EL EFECTO ACIDO QUE PRODUCE EL ACIDO FOSFORICO.
    SIN SER UN CONOCEDOR SIENTO QUE HACEN FALTA MAS ARTICULOS, AL RESPECTO PARA DARLO A CONOCER A LA OPINION PUBLICA CON TODOS LOS IMPONDERABLES QUE PUEDAN SURGIR POR LAS COMPAÑIAS REFRESQUERAS.
    ES NECESARIO HACERLO PORQUE EL PROBLEMA ES DE DE UNA GRAN IMPORTANCIA, QUE PUEDE SER O ES “EL PROBLEMA DE SALUD NUMERO UNO DE NUESTRO PAIS”

Añade un Comentario