Archivo de la Categoría 'EL CUERPO HUMANO'

Pag 2 de 6

HIPERCOLESTEROLEMIA

En nuestra dieta, están presente las grasas .Los triglicéridos constituyen la mayor parte y, en menor cuantía, el colesterol y los fosfolípidos.

El que absorbe todas estas grasas, es el intestino delgado quién la utiliza para formar las membranas de todas las células de nuestro cuerpo (colesterol y fosfolípidos), fabricar hormonas y bilis (colesterol), servir de combustible en nuestro tejido adiposo y en nuestro músculo (triglicéridos), y activar la coagulación de la sangre (fosfolípidos).

Las grasas de nuestro organismo se producen también en el hígado (colesterol y triglicéridos); ello ocurre cuando no estamos comiendo o en situaciones de ayuno prolongado.

Sin embargo, estas grasas no pueden circular como tales en la sangre. Si en un vaso ponemos agua y aceite, las dos sustancias no se unen sino que permanecen separadas (“se rechazan”). Lo mismo ocurriría si en la sangre (que es básicamente agua) pusiésemos unas gotas de grasa.

Por eso, las grasas circulan en nuestra sangre “protegidas” por una cubierta de proteínas que les sirve de escudo y permite que esta “grasa” llegue a todos los tejidos para realizar las funciones a las que antes nos hemos referido. La lipoproteína está formada por la proteína y la grasa que transporta, las más conocidas son LDL y la HDL, pero no son las únicas.

El colesterol que llevan las LDL circula desde el hígado y llega hasta todos los tejidos, también se deposita en la pared arterial; se asocia a un mayor riesgo de padecer aterosclerosis y enfermedades cardiovasculares, por lo que se conoce popularmente como colesterol “malo”.

El colesterol bueno, es el encargado de llevar el colesterol sobrante desde la pared arterial y desde los tejidos del cuerpo hasta el hígado para eliminarlo o reutilizarlo; nos protege frente a la aparición de aterosclerosis y enfermedad cardiovascular, por ello el colesterol que transportan las HDL se conoce como colesterol “bueno”.

El colesterol “malo” es indispensable para la vida, como el agua o el oxígeno; es “malo” si está en cantidades enormes en nuestro organismo.

Los quilomicrones y las VLDL. Transportan los triglicéridos a los tejidos musculares y adiposos donde se van a consumir o guardar hasta que se usen.

A la alteración en las concentraciones o niveles de grasas en la sangre. Se la conoce con el nombre de dislipemia.

Hipercolesterolemia, se denomina al colesterol alto en sangre, hipertrigliceridemia., se denomina a los triglicéridos altos. dislipemia mixta. Es la combinación de ambas cifras.
Los problemas comienzan cuando en nuestro organismo tenemos más grasa de la que precisamos y se depositan en las arterias y las obstruyen. Las cifras altas de grasas sólo lo podemos detectar con un análisis de sangre.

En estos casos debemos poner en marcha los mecanismos para disminuirlas y así disminuir el riesgo de enfermedad cardiovascular, de pancreatitis, y luego de este estudio, también la demencia precoz

EL OLOR CORPORAL

El olor corporal es una combinación de sudor y bacterias. El sudor es en realidad inodoro, es la bacteria que vive en la transpiración de nuestro cuerpo lo que produce el mal olor.

Los seres humanos generalmente sudamos apocrino y ecrino. El sudor ecrino es usado para bajar nuestra temperatura, como cuando hacemos ejercicio o cuando está realmente caluroso. Se produce uniformemente en todo nuestro cuerpo y no produce olor.

El apocrino es un tipo especial de exudación que se produce en lugares como las axilas, ingles, manos y pies. Es lo último que causa todo el problema, pero como el sudor ecrino, tampoco huele mal. La transpiración apocrina simplemente contiene grasa y proteína.

¿Entonces por qué el sudor aprocrino tienda a hacernos oler mal? Alguna bacteria en nuestro cuerpo alimenta al sudor apocrino. Una vez que ellas consumen el sudor, hacen lo que cualquier criatura viviente en la tierra hace: defecan… Entonces, nuestro olor es el olor del excremento de la bacteria.

En realidad, la bacteria no defeca como nosotros: se limitan a romper lazos químicos. Pero consumen nuestra transpiración y nos hacen oler mal.

La razón principal por la cual la gente tiene mal olor es que no se bañan lo suficiente. Pero la buena higiene no termina con el lavado de nuestro cuerpo, también incluye el lavado de nuestras ropas. Algunas telas, como el algodón, absorben fácilmente los malos olores.

La fauna bacteriana reactiva de la piel también causa mal olor. Algunas personas tienen más bacterias, otras menos. Pero todo puede evitarse con una buena higiene corporal.

Comer ciertos alimentos puede también condicionar el modo en que se huela. Si una comida es penetrante, su olor puede hacer que pase al cuerpo y salga por los poros. El ajo, el comino y el curry tienen tales propiedades.

La deficiencia de zinc puede dar mal olor porque regula la desintoxicación del organismo, controla cómo el cuerpo despide los desperdicios. Asimismo, un desequilibrio del azúcar y la cafeína pueden alterar la cantidad y el tipo de transpiración.

Algunos olores pueden indicar problemas de salud. Las personas que huelen a acetona pueden tener diabetes y un olor a amoníaco es signo de una enfermedad del hígado.

Si usted tiene mal olor, hay muchas maneras de manejar el problema. Parece que el tema aquí es menos una cuestión de género y más acerca de conocimiento y de llegar a nuevas soluciones.

Descubra las causas del olor de su cuerpo y manéjelo de acuerdo a las circunstancias, y no tenga miedo de consultar a un médico si el olor no se va.

NUESTRO ALIADO EL CALCIO

Mantener los huesos fuertes depende más de prevenir la pérdida de calcio del organismo que de incrementar la ingestión de calcio.

Algunas culturas no consumen productos lácteos e ingieren típicamente sólo entre 175 y 475 miligramos diarios de calcio. Sin embargo, estas poblaciones generalmente presentan bajas tasas de osteoporosis. Muchos científicos piensan que el ejercicio y otros factores tienen mayor influencia sobre la osteoporosis que la ingesta de calcio.

Casi todo el calcio del organismo se encuentra en los huesos. Existe una pequeña cantidad en la corriente sanguínea que es responsable de importantes funciones como la contracción muscular, el mantenimiento del latido del corazón y la transmisión de los impulsos nerviosos.

Constantemente perdemos calcio de nuestra corriente sanguínea a través de la orina, el sudor y las heces. Se repone con el calcio de los huesos. En este proceso, los huesos pierden calcio continuamente. Este calcio de los huesos debe ser repuesto a partir de los alimentos.

Las necesidades de calcio cambian a lo largo de la vida. Hasta la edad de 30 años más o menos, consumimos más calcio del que perdemos. Una ingestión adecuada de calcio durante la niñez y la adolescencia es especialmente importante. Posteriormente, el organismo empieza a entrar en un “balance negativo de calcio”, y los huesos empiezan a perder más calcio del que reciben. La pérdida de calcio en exceso puede provocar huesos frágiles u osteoporosis.

La rapidez de pérdida de calcio depende, en parte, de la clase y la cantidad de la proteína ingerida así como de otras opciones de la dieta y del estilo de vida.

Diversos factores influyen en la pérdida de calcio del organismo:

- Las dietas ricas en proteína provocan mayor pérdida de calcio por la orina. La proteína de los productos animales provoca pérdidas de calcio con mayor facilidad que la proteína de fuentes vegetales. Esta puede ser una de las razones por las que los vegetarianos tienden a tener huesos más fuertes que quienes consumen carne.
- La cafeína aumenta el ritmo de pérdida de calcio a través de la orina.
- Las dietas ricas en sodio aumentan las pérdidas de calcio en la orina.
- El alcohol inhibe la absorción de calcio.
- El mineral boro puede reducir la pérdida de calcio de los huesos.
- El ejercicio reduce la pérdida de hueso y es uno de los factores más importantes para mantener la salud de los huesos.

El ejercicio y una dieta moderada en proteína ayudan a proteger los huesos. Las personas que llevan una dieta vegetal y tienen un estilo de vida activo probablemente poseen unas

TRASTORNO DE DEFICIT DE ATENCION (TDA)

El TDA, también llamado trastorno de déficit de atención, es un trastorno del comportamiento, normalmente diagnosticado en la infancia, que se caracteriza por la falta de atención, impulsividad y, en algunos casos, hiperactividad. Estos síntomas normalmente se producen de forma conjunta; sin embargo, uno puede ocurrir sin los otros.

Los síntomas de hiperactividad, cuando están presentes, son casi siempre aparentes a la edad de 7 años y pueden ser aparentes en preescolares muy jóvenes. Puede que la falta de atención o el déficit de atención no sean evidentes hasta que el niño se enfrente a las expectativas de la escuela primaria.

El TDA es una de las áreas de la salud mental en adolescentes y niños que más se está investigando. Sin embargo, la causa precisa del trastorno es todavía desconocida. La evidencia disponible sugiere que el TDA es genético. Es un trastorno biológico del cerebro. En los adolescentes que padecen TDA, se encuentran niveles bajos de dopamina (una sustancia química del cerebro), que es un neurotransmisor (un tipo de sustancia química del cerebro). Los estudios por imágenes del cerebro que utilizan tomografías PET (tomografía por emisión de positrones; una forma de creación de imágenes del cerebro que hace posible observar el cerebro humano en funcionamiento) muestran que el metabolismo cerebral en los adolescentes que tienen TDA es más bajo en las zonas del cerebro que controlan la atención, el juicio social y el movimiento.

A continuación se enumeran los síntomas generales más comunes del TDA. Sin embargo, cada persona puede experimentarlos de una forma diferente. Las tres categorías de síntomas del TDA, independientemente de la edad, son las siguientes:

falta de atención:
lapso de atención corto para su edad (dificultad para mantener la atención)
dificultad para escuchar a los demás
dificultad para prestar atención a detalles
se distrae fácilmente
es olvidadizo
capacidad organizativa deficiente para su edad
capacidad de estudio deficiente para su edad
impulsividad:
interrumpe a menudo a los demás
tiene dificultad para esperar su turno en la escuela y, o en los juegos sociales
tiende a responder impulsivamente en vez de esperar a que le pregunten
corre riesgos frecuentemente y, a menudo, sin pensar antes de actuar
hiperactividad:
parece estar en constante movimiento; corre o trepa, a veces sin otro objetivo aparente que moverse
tiene dificultad para permanecer en su asiento incluso cuando así se espera
no se está quieto con las manos o se retuerce cuando está en su asiento; se mueve excesivamente
habla excesivamente
tiene dificultad para participar en actividades tranquilas
pierde u olvida las cosas repetidamente y a menudo
es incapaz de permanecer en su tarea; cambia de una tarea a otra sin terminar ninguna.

Los síntomas del TDA pueden parecerse a los de otros cuadros clínicos o problemas de conducta. Además, muchos de estos síntomas pueden presentarse en niños y adolescentes que no tienen TDA. El elemento clave en el diagnóstico es que los síntomas deben perjudicar significativamente la capacidad de adaptación tanto en el hogar como en la escuela. Siempre consulte al médico de su hijo adolescente para el diagnóstico.

En la actualidad no se conocen medidas preventivas para reducir la incidencia del TDA en los adolescentes. Sin embargo, la detección e intervención tempranas pueden reducir la gravedad de los síntomas, disminuir la interferencia de los síntomas de la conducta en el rendimiento escolar, estimular el proceso de desarrollo y crecimiento normal del adolescente y mejorar la calidad de vida de los niños o adolescentes con TDA.

UNO DE LOS SECRETOS CHINOS PARA LA MUJER

Algunas especies herbáceas guardan una semejanza “más que casual” con la estructura química íntima de un grupo en particular de hormonas femeninas (las hormonas sexuales: estrógenos y Progesterona).

La Angelica sinensis es considerada en China, como sólo superable en fama e infalibilidad por el Ginseng. Su uso se remonta a 4 mil años de antigüedad, que fue cuando se la consideró como “planta capaz de evitar los contagios”.

Con el transcurso de los siglos, el uso regular de dicha especie, estrechó el espectro de sus indicaciones y corroboró su casi “especificidad” para las molestias que suelen entorpecer la vida adulta de la mujer (reglas dolorosas, síndrome premenstrual, menstruaciones irregulares, trastornos pre-menopáusicos y para los rebeldes síntomas que acompañan casi indefectiblemente a la menopausia o climaterio).

Actualmente, su utilización es muy apreciada para: la enfermedad fibro-quística de mamas, el síndrome doloroso premenstrual (como antiespasmódico uterino), y los padecimientos más frecuentes del período menopáusico, tales como: bochornos de calor (hot flashes), crisis de sudoración, nerviosismo y depresión, prurito vulvar y vaginal, cefaleas congestivas, edemas linfáticos de los miembros inferiores, insomnio rebelde, irritabilidad de la vejiga con micción frecuente (en especial de noche), estreñimiento, picos hipertensivos sin causa aparente, etc.

Es un verdadero tónico femenino, ya que entre los 70 componentes identificados en este vegetal, destacan: magnesio, calcio, hierro, manganeso, potasio, vitaminas B1, B6 y B12; además de polifenoles, Triterpenos, aceites esenciales y fitosteroles, que la convierten en una hierba adaptógena ( anti-stress), balanceadora hormonal y revitalizadora femenina por excelencia.

Para lograr un máximo éxito en su utilización, lo ideal es consumirla regularmente bajo la forma de extracto alcohólico modificado, que es la formulación tradicional más antigua (escuelas farmacéuticas de la Farmacopea Shen Nung Pen), ya que los tés, tisanas y sopas hechas con esta planta, pierden la mayoría de los compuestos farmacológicamente más activos y eficaces, y además, con el extracto se evita el efecto secundario más molesto que conlleva su consumo, que es la fotosensibilidad (reacciones de irritación en la piel por efecto de la exposición prolongada a la luz solar).

¡¡ Las mujeres embarazadas o que están amamantando NO deben consumir esta planta !!

Secretos chinos: Quiénes quieran obtener mejores resultados con su utilización, deberían consumir simultáneamente pequeñas cantidades de Jengibre y no deberían ingerir frutas durante el mismo período.

HALITOSIS, COMBÁTELA

El mal aliento no siempre es causa de una pobre higiene bucal. Estas opciones caseras te ayudarán a eliminar ese síntoma.

Causas del mal aliento:
- Infección de garganta
- Pobre higiene bucal
- Enfermedades de las encías
- Dieta inapropiada
- Estreñimiento
- Consumo de tabaco
- Diabetes
- Funcionamiento hepático deficiente
- Stress
- Digestión inadecuada de proteínas

Remedios caseros contra la halitosis:
*El perejil refresca de modo natural la boca.
*Cepillar la lengua al lavarse los dientes es beneficioso para que no queden acumuladas bacterias que contribuyen al mal olor.
*Un enjuague bucal puede ser la solución. Tras el cepillado el enjuague puede ser la solución esperada.
*Enjuagues a base de jugo de limón y agua también contribuyen a eliminar el mal aliento para los casos más extremos.
*Licuar una zanahoria, espinaca y berro. Beber esta preparación una o dos veces al día.
*Hervir algunas semillas de anís en medio litro de agua. Tomar la infusión en ayunas
*Comer una manzana tras la comida, si no se tiene la alternativa de cepillarse los dientes es la mejor manera de limpiar la boca ya que ésta elimina el sarro que puede causar el mal aliento.
*El bicarbonato de sodio tiene la propiedad de eliminar malos olores. Se compra en la farmacia y se puede mezclar con la pasta de dientes.
*Masticar algunas hojas de menta fresca diariamente

La halitosis puede convertirse en crónica. “Si se han probado varias recetas y ninguna resulta, se debe consultar a un especialista ya que el mal aliento en algunos casos puede esconder una enfermedad no descubierta y que debe ser tratada”

Tips sobre el mal aliento:

Beber agua mantiene la boca hidratada, condición esencial para evitar el mal olor.
El alcohol y el tabaco contribuyen al mal aliento.
El yogurt y el té verde son inhibidores de la halitosis.

MEJORA TU SEXUALIDAD

Desde hace miles de años, la medicina oriental ha estado tratando con éxito las disfunciones sexuales en las mujeres mediante el uso de hierbas y plantas. Por ello, el mundo occidental parece estar comenzando a atender a estos remedios herbarios.

Una de las formas en que las mujeres pueden tener una vida sexual más satisfactoria, es usando cremas herbarias que contienen los nutrientes necesarios para mejorar la respuesta sexual.

Estas cremas pueden estimular la lubricación vaginal e intensificar el orgasmo sexual en un lapso relativamente corto (e incluso inmediato) en casi todas las mujeres, sin importar su edad.

Los especialistas sugieren que las mujeres que sufren de disfunciones sexuales usen algunos de los productos de la siguiente variedad, los cuales incluyen suplementos naturales para tratar la complejidad y diversidad de la fisiología femenina.

Entre ellas se cuentan:

• Gingko Biloba. Esta hierba se ha utilizado de forma segura en China por miles de años para promover la longevidad, incrementando la circulación y la libido, así como para mejorar algunas funciones mentales.

• Extracto de ginseng siberiano y palma. Esta mezcla herbaria aumenta la energía y la libido, al tiempo que disminuye la sequedad vaginal promoviendo un tejido fino vaginal más suave y sano.

• Mentol. Actúa para relajar y dilatar las células de la piel, permitiendo a los nutrientes aumentar el flujo de sangre hacia el clítoris, estimulando el flujo sanguíneo y las terminaciones nerviosas

Recuerda que debe consultar siempre con su médico antes de usar cualquiera de estos productos.

VULVODINIA, EL DOLOR FEMENINO

Es también conocido como “el dolor de abajo” y ocasiona grandes trastornos a muchas mujeres.

¿Qué es?
La vulvodinia se refiere a la molestia o dolor crónico en la vulva, que es el área externa y circundante de la vagina. A esta molestia se le ha llamado como “el dolor de abajo” o también como “el dolor femenino.”
Síntomas
Uno de los más comunes en la sensación de ardor. Muchas mujeres han reportado tener escozor, irritación y dolor punzante. No se ha hallado una infección o enfermedad de la piel aparente que se relacione con la causa de estos síntomas.
¿Quiénes la sufren?
Los investigadores estiman que un 18 por ciento de las mujeres experimentarán síntomas asociados a la vulvodinia durante sus vidas.
Además de lo anterior, se encontró que la incidencia de los síntomas iniciales fue más alta en las mujeres entre los 18 y los 25 años de edad, y más baja en mujeres mayores de 35 años.
En muchos casos, la vulvodinia puede hacer casi imposible tener relaciones sexuales, usar tampones higiénicos, o incluso usar ropa interior o pantalones.
Cuando las mujeres buscan atención médica, la falta de educación de los proveedores de servicios de salud sobre el diagnostico y el tratamiento de la vulvodinia puede conllevar a que el paciente haga múltiples visitas médicas a diferentes especialistas, antes de que se determine un correcto diagnostico y una apropiada intervención.

Tratamiento
Ningún tratamiento por si solo ha probado ser efectivo en todas la mujeres con vulvodinia. Usualmente, los expertos en el tratamiento de la vulvodinia recomiendan una combinación de tratamientos para cada caso específico con el fin de mejorar la calidad de vida de las personas que sufren de esta condición.
El tratamiento de la vulvodinia puede incluir consejos para el cuidado de la piel de la región vulvar, medicamentos de tipo oral y/o tópico, bioretroalimentación, ejercicios de terapia física, y hasta cirugía en casos específicos.

CISTITIS

La cistitis es una inflamación de la vejiga provocada por microorganimos. Puede presentarse con infección o sin ella pero si está acompañada de ardor al orinar, dolor durante la micción y molestias sobre la vejiga.Es más común en las mujeres debido a la cercanía del ano y la vagina.

La bacteria más común es la Escherichia Coli y las demás del grupo gram negativas, afectando la vejiga y uretra. Provoca ir al baño continuamente aún cuando la cantidad de orina sea pequeña, siendo por lo tanto muy molestoso. Principalmente si existen infecciones vaginales.

Otra de las causas puede ser la retención de orina frecuentemente originando la inflamación de la vejiga.

Se debe prevenir las infecciones vaginales con el suficiente cuidado en la higiene de los sanitarios, así como el lavado frecuente para evitar que pequeños residuos de heces queden adheridos junto a la vagina.

Remedios naturales para la cistitis

-Los remedios naturales pueden ser una buena alternativa al tratamiento con anti inflamatorios y antibióticos.
-El ajo es importante para eliminar las bacterias, puede tomarse un diente tres veces al día, ya sea en pequeños trozos o finas rebanadas junto con los alimentos.
-Toma bicarbonato de sodio tres veces al día alejado de las comidas, una cucharadita en medio vaso de agua a la temperatura del ambiente.
-Puedes tomar uña de gato, que ayuda a desinflamar, este debe hervirse por unos 10 minutos cuando menos.
-La infusión de perejil ayuda a mejorar la cantidad de orina al ser un excelente diurético.
-La linaza remojada la noche anterior es un buen desinflamante y ayuda a disminuir la temperatura en el colon, que causa aumento de la inflamación en zona púbica.
-Debe evitarse comer picantes o comida muy condimentadas. Igualmente, evitar el alcohol, tabaco y café.

Recuerda que lo mejor contra cualquier enfermedad es la prevención. Una de las causas de la cistitis se encuentra relacionada con los ejercicios que impliquen alta distracción o movimiento. Cuando las sesiones en los gimnasios duran más de 45 minutos las personas no sienten la presión de la orina en la vejiga y la retienen por mucho más tiempo originando inflamaciones.

Por ello, debes hacer pausas de 45 minutos e ir al baño si haz tomado previamente líquidos en cantidades que producen mayor canidad de orina, ya que naturalmente se expulsarán.

Estas opciones contra la cistitis son solo informativas, debes consultar con tu médico tratante en todos los casos.

REMEDIOS CASEROS PARA DOLOR DE OIDO Y GARGANTA

El dolor de oído y de garganta son molestos tanto en niños como adultos por ello es importante en lo posible aliviar el dolor con algunos remedios caseros.

Algunos consejos para aliviar el dolor de garganta:
1. Preparar un té normal y agregarle el zumo de un limón y media cáscara rebanada. Se lo puede endulzar con una cucharada de miel.
2. Puedes colocar en el té canela que también es otra buena alternativa que alivia el dolor.
3. Prepara una infusión con dos hojas de eucalipto y agrégale un poco de miel.
4. Has gárgaras con agua tibia salada también son otra alternativa que suele dar resultados.
5. Intenta con enjuagues de miel y limón; también resultan útiles

Algunos consejos para aliviar el dolor de oídos:
1. Poner a calentar aceite de bebe. Luego, colocar unas gotas en el oído afectado.
2. Aplicar una toalla humedecida con agua caliente sobre la zona a tratar
3. Coloca una bolsa con sal de mar que venden en las tiendas herbolarias unos minutos en el microondas. Luego aplicar en el oído.
4. Aplica media cebolla sin la parte del dentro, tras ser calentada en el horno.
5. Forme una “V” con sus dedos. Colóquelos debajo de la oreja y mueva los dedos hacia arriba ejerciendo presión. Relaje y colóquelos debajo de la oreja. Reitere el ejercicio 40 veces.
6. Pelar un diente de ajo y mojarlo con aceite de oliva. Colocarlo solamente en la entrada del oído. Es recomendable tenerlo durante toda la noche.
7. Empapar un trozo de algodón con zumo de limón. Colocarlo en la entrada del oído. Este método es ideal cuando el dolor se produce por exceso de cera en el conducto.

Recomendación:
Para quienes sufren de reiterados dolores de garganta, lo mejor es mantener el cuello cubierto con un pañuelo de seda o usar ropa que lo cubra. De esta manera la garganta estará más protegida.

El calor es un buen aliado para evitar este molesto dolor, sobre todo por la noche cuando las temperaturas descienden, se debe proteger esta zona delicada.

Si persisten las molestias consulta a un especialista.